Aportes de Baruch S.




  • Aportes Generales

Su pensamiento gira en torno a la cuestión de la unidad y la multiplicidad: el problema de la identidad y la

diferencia y su explicación causal. El conocimiento de los principios determinantes y rectores del mundo no puede adquirirse a través de la experiencia sino por el puro proceder de la mente, según sus propias leyes. Conozco las cosas cuando conozco su génesis, de la misma manera que las matemáticas y la geometría generan su objeto (génesis) desde el interior del entendimiento mismo, independientemente de lo empírico y de la temporalidad.

La filosofía de Spinoza, toma como modelo el proceder deductivo y a priori de las matemáticas, basándose en la suposición de que “el orden y la conexión de las ideas es lo mismo que el orden y la conexión de las cosas” (Ética demostrada según el orden geométrico) El orden causal que rige los acontecimientos es idéntico al orden que el entendimiento sigue cuando opera con las ideas, es decir, cuando construye a priori o independientemente de la experiencia su objeto, tal y como hacen las matemáticas y la geometría, disciplinas modélicas por su rigurosa certeza. Una única causa eficiente de la totalidad, denominada por Spinoza, Dios o la naturaleza, Deus sive natura, afirmación que puede interpretarse como una naturalización de Dios o como una teologización de la naturaleza. Spinoza postula un monismo metafísico: únicamente existe una sustancia y sólo una “aquello que es en sí y se concibe por sí; esto es, aquello cuyo concepto no necesita del concepto de otra cosa, a partir de lo cual deba formarse”La realidad es una y la misma pero observada desde perspectivas diversas, desde distintos puntos de vista, según nos atengamos al atributo del pensamiento o de la extensión. Lo que cambia no son las “cosas”, sino nuestra mirada sobre ellas. Así, el hombre puede ser considerado como cuerpo (extensión) o como alma (pensamiento), pero ambos son constitutivamente la misma cosa.
external image Baruch-Spinoza.jpg
El problema del dualismo cartesiano y de la interacción entre alma y cuerpo es, por lo tanto, un falso problema. Spinoza habla de las pasiones en un sentido muy especial: la pasión no es activa, al contrario. Somos pasivos ante ellas y nos comportamos de acuerdo con ellas. Mientras más nos dejemos llevar por las pasiones, menos control de nosotros mismos tendremos. Somos libres en tanto conocemos nuestras determinaciones. Dios es libre porque es absolutamente determinado y necesario. Un afecto (o pasión) no se puede dominar más que con otro afecto. La razón es inútil ante las pasiones. El control de los afectos no se basa en una voluntad que quiera dominarlos, sino en un conocimiento profundo de ellos.

  • Aportes a la Comunicación


Todo el que busque las causas verdaderas de los milagros y luche por entender los fenómenos naturales como ser inteligente y no mire a ellos como un tonto, es marcado y denunciado como un hereje impío por aquellos a quienes las masas adoran como los intérpretes de la naturaleza y de los dioses. Tales personas saben que, al suprimir la ignorancia, la maravilla que forma el único medio de preservar su autoridad se desvanecería igualmente. Los hombres nunca serían supersticiosos si pudieran gobernar todas sus circunstancias mediante reglas claras o si siempre fueran favorecidos por la fortuna, pero siendo enfrentados con frecuencia a circunstancias donde las reglas no tienen uso y siendo mantenidos con frecuencia fluctuando de manera lamentable entre la esperanza y la inseguridad de la fortuna, son por consecuencia muy dados a la credulidad. Nada ocurre en la naturaleza que se pueda considerar como un error, porque la naturaleza es siempre la misma en su eficiencia y poder de acción; esto es, las leyes de la naturaleza y sus reglas por las cuales todo ocurre y cambia de una forma a otra, son generales y universales; de tal manera que debe de haber un solo método de entender la naturaleza de todas las cosas o sea a través de leyes y reglas universales. Las cosas no podían haber sido creadas por Dios o la Naturaleza de una manera u orden diferentes de los que se han obtenido. En cuanto a los términos bueno y malo, estos no indican cualidades positivas en sí mismas, sino que son simplemente modos de pensar o nociones que nosotros formamos al comparar unas cosas con otras. Así una misma cosa puede ser al mismo tiempo bueno, malo o indiferente. Por ejemplo la música es buena para aquel que es melancólico, mala para el que lleva luto y para el que es sordo no es buena ni mala.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Editado por : Peña Yessuly
Rodriguez Milagros
Serrano Jaerson
Utrera Taymar
Viloria Rosangelica